NIE arresta a dos de los Más Buscados en la República Dominicana

Compartir esta noticia:

Agentes del Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) asignados a la División de Interpol de Puerto Rico junto a autoridades de seguridad estatales y federales arrestaron a dos individuos de alta peligrosidad acusados por presunta participación en el asesinato de Juan Carlos Cruz Alcántara, un joven estudiante de administración de empresas de 29 años de edad, ocurrido en Boca Chica, República Dominicana.

Los individuos, identificados como Keli Joel Aguero y Frank Clinton Ramírez Mora, ambos de nacionalidad dominicana y con estatus migratorio no definido, llegaron a la isla de manera ilegal aproximadamente hace cuatro meses.

Según la información suministrada por Interpol de la República Dominicana, los sujetos huyeron hacia Puerto Rico con el objetivo de evadir a las autoridades dominicanas.

«Gracias a la colaboración y trabajo en equipo de las agencias estatales y federales, incluyendo Interpol Puerto Rico, ICE, CBP y la Unidad de Arrestos Especiales del Negociado de la Policía de Puerto Rico, fue posible el arresto de estos dos fugitivos», destacó el comisionado del NIE, Rafael Freytes.

Por su parte, Roberto Vaquero, director de Operaciones de Campo de CBP para Puerto Rico y las Islas Vírgenes, destacó que «en un testimonio del poder de la colaboración entre agencias policiales internacionales, federales y estatales unieron fuerzas para arrestar a estos hombres peligrosos”.

«Esta operación exitosa subraya la importancia del trabajo en equipo para garantizar la justicia y la seguridad de nuestras comunidades», agregó Vaquero.

Mientras, Garrett Ripa director de la Oficina de ICE-ERO en Miami, dijo que «estos arrestos demuestran la importancia de la colaboracion entre nuestros socios el los cuerpos policiales de Puerto Rico, nuestros colegas en CBP y las Operaciones de Detención y Deportación (ERO) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).

«Estos individuos representaban una amenaza para la seguridad pública y las calles de Puerto Rico son más seguras hoy gracias a los esfuerzos de la comunidad policial», concluyó.