En riesgo más de 100 millones de fondos federales para la protección de menores por inacción de la Legislatura

Compartir esta noticia:

El senador por el distrito de Carolina y portavoz del Partido Popular Democrático en el Senado,Javier Aponte Dalmau, denunció que más de $100 millones de fondos federales anuales, que han sido destinados para la protección de menores de edad en la isla, podrían estar en riesgo de perderse por la intransigencia de la Asamblea Legislativa de no aprobar el Proyecto del Senado 537, que establece la “Ley para la Prevención del Maltrato, Preservación de la Unidad Familiar y para la Seguridad y Bienestar de los Menores”, la cual garantiza el cumplimiento con el Family First Prevention Services Act.

“En marzo del pasado año, el Senado avaló esta legislación con una amplia mayoría. En abril, de ese mismo año, la Cámara de Representantes también aprobó el proyecto, pero con enmiendas. Sin embargo, en las pasadas dos sesiones legislativas, no se ha podido llegar a un consenso y conciliar un lenguaje que satisfaga a ambos cuerpos legislativos. Mientras tanto, los servicios que se ofrecen a cientos de niños y jóvenes en el país están en peligro porque no se ha podido armonizar una política pública tan importante conforme a los requisitos que impone el gobierno federal”, señaló Aponte Dalmau.

El legislador destacó que solo en su distrito senatorial, que comprende los municipios de Trujillo Alto, Carolina, Canóvanas, Loíza, Río Grande, Luquillo, Fajardo, Ceiba, Vieques y Culebra, existen sobre ocho hogares residenciales que ofrecen a unos 250 menores, cobijados bajo el Departamento de la Familia, todo tipo de servicios necesarios para garantizar su bienestar y que se sientan en un ambiente lo más cercano a un hogar natural. “Si extrapolamos esto a todo el país y a otros servicios del Departamento de la Familia son ciento los hogares y menores que se están viendo afectados por esta guerra política entre ambos cuerpos legislativos lo que resulta intolerable”, manifestó.

Aponte Dalmau añadió que el efecto social que ha tenido la dilación en la aprobación de esta importante política pública es incalculable. “Invito a los compañeros de ambos cuerpos a poner por encima de cualquier consideración el bienestar de nuestra niñez y nuestra juventud.Es hora de que actuemos con la madurez política que requieren estos tiempos y que exige el país”, puntualizó el portavoz popular.