En Juncos inicio el primer programa para proveer vivienda a jóvenes sin hogar en Puerto Rico

Compartir esta noticia:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
El primer programa para proveer vivienda a jóvenes sin hogar en Puerto Rico inició hoy en Casa Ramón al inaugurarse un edificio con 12 apartamentos para residentes de 18 a 24 años en Juncos. De igual forma, se logró un acuerdo para que a través de la Red por los Derechos de la Niñez y la juventud, se provean vales para vivienda por dos años a jóvenes sin hogar en toda la Isla.

“Desde el inicio de la pandemia en Casa Ramón establecimos una línea de apoyo a jóvenes sin hogar. A partir del mes de marzo hemos recibido sobre 400 solicitudes de asistencia. Con el respaldo de donaciones privadas, no gubernamentales, en particular Hispanic Federation, de Jennifer López y Alex Rodríguez podemos inaugurar ahora estos apartamentos y este programa, el primero para jóvenes sin hogar.  Es un Proyecto que otorga vivienda y asistencia por dos años. La meta es que nadie salga sin estudios, trabajo y cualificar para una vivienda, para que puedan garantizarse movilidad social”, explicó Marcos Santana Andújar. Director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Niñez y la Juventud de Puerto Rico (REDENIJ-PR).
Aunque no hay cifras oficiales de cuántos jóvenes sin hogar hay en Puerto Rico, por las solicitudes de servicios de vivienda de HUD se estima que podrían ser cerca de 1,000. Mayormente, son jóvenes que escapan o salen del sistema tutelar del Departamento de la Familia al cumplir 18 años, otros han sido rechazados en sus hogares por su orientación sexual y los echan a la calle, unos huyen de patrones de violencia familiar, o tienen problemas menores con la justicia, de salud mental y algunos son usuarios de drogas sin adicción crónica. El panorama se ha complicado por las familias de escasos recursos que perdieron viviendas por el huracán María y por los terremotos así como por la pandemia, en el caso de estudiantes universitarios que al cerrar sus hospedajes quedaron sin lugar donde ir. Muchos buscan a diario donde pasar la noche, de sofá en sofá de quien les dé albergue. En un estudio sobre personas sin hogar, se halló que uno de cada 10 jóvenes sin techo indicaron que les han ofrecido favores sexuales a cambio de comida, vivienda u otro servicio básico.
Los jóvenes participantes del programa, de ambos sexos, recibirán otros servicios. El vale para Vivienda requiere que deben estudiar o trabajar. Hay un componente en el programa de apoyo emocional, por lo que los jóvenes son atendidos por un equipo multidisciplinario que incluye personal de enfermería, nutricionista, trabajador social clínico, coordinador de servicios, psicólogo clínico y también se les ofrecen servicios legales. Entre los jóvenes hay algunos con hijos en edad temprana de los cuales están separados por no contar con un hogar pero desean poder hacerse cargo de ellos al tener su vivienda. Todos estos servicios se han estado canalizando durante los pasados meses a cientos de jóvenes a través de la línea de apoyo de la Red, que se accede llamando al (787) 510-1606.
“Vemos todo esto como una puerta de oportunidades. Si abrimos esa puerta a jóvenes de 18 a 24 años que han tenido dificultades, vamos a lograr que completen estudios, que estén emocionalmente estables, que tengan trabajo y una vivienda digna. Es proveerles techo, apoyo para garantizar que no se queden atrás y lograr movilidad social. Sabemos que tienen el potencial Si nuestros jóvenes tienen éxito, el país va a tener éxito”, declaró Santana Andújar.
La Red por los Derechos de la Niñez y la Juventud de Puerto Rico es una organización sin fines de lucro enfocada en transformar las condiciones de vida de la niñez y familias en contextos de violencia en todo Puerto Rico. En Casa Ramón, centro de alternativas en Juncos, la Red tiene su sede y cuenta con varios programas entre estos: albergues para la protección de la niñez en contextos de violencia, Sala Educativa Las Negras, Comedor comunitario que repartió alimentos en 17 municipios, servicios psicológicos especializados en trauma, así como el Programa de integrantes y voluntarios de la RED. Como parte de su misión, la Red promueve iniciativas de legislación y participa en alianzas multisectoriales para promover políticas públicas sobre los derechos de niños, niñas y jóvenes. Igualmente brindan capacitación y asistencia técnica a proveedores de servicios y otros profesionales de entidades públicas y privadas.