Dentistas advierten del riesgo que representa para los pacientes la eliminación del Colegio

Compartir esta noticia:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

SAN JUAN (CyberNews) – La presidenta del Colegio de Cirujanos Dentistas de Puerto Rico, la doctora Elba Díaz Toro advirtió el miércoles, sobre los efectos de eliminar la colegiación a los dentistas, esto, cuando la Comisión de Gobierno de la Cámara de Representantes discute el Proyecto de la Cámara 1798 que busca derogar ciertos colegios profesionales.

“Si el Colegio de Cirujanos Dentistas dejara de existir, decenas de querellas de pacientes no se procesarían, decenas de casos de prácticas ilegales de la profesión dental no se investigarían y denunciarían a las autoridades, los dentistas no tendrían quien abogue ante el gobierno porque se les compense justamente y no existiría un ente con la capacidad de detener la fuga de los casi 500 profesionales de la salud oral que se han reportado en los últimos años”, dijo la doctora Díaz Toro, en declaraciones escritas.

Para Díaz Toro, el Proyecto de la Cámara 1798, que pretende derogar los colegios profesionales existentes, incluyendo el que cobija a los dentistas en Puerto Rico, atenta contra el interés público y particularmente contra el de los pacientes.

“Es vital que exista un ente que vele porque los profesionales de la salud oral cumplan con las mejores prácticas, se eduquen continuamente y brinden servicios de calidad, pero que también los proteja de los abusos de las empresas aseguradoras y que tenga la capacidad de exigir una compensación justa para los dentistas.  El Colegio de Cirujanos Dentistas no es un club social ni un invento reciente.  Fue fundado en 1941 y durante todo este tiempo ha sido fundamental para el desarrollo de la profesión y la protección del paciente”, aseguró la líder de los dentistas.

“Los dientes no son un accesorio del cuerpo y los dentistas no somos esteticistas. Una salud oral óptima no puede ser algo opcional. Los dientes son parte integral del cuerpo y de nuestra salud.  Sin dientes sanos, no es posible comer ni llevar una dieta balanceada, sin dientes sanos, se afecta la autoestima, lo que se convierte en un problema social de salud mental, sin dientes sanos, se generan complicaciones en otros órganos del cuerpo que pueden hasta cobrar la vida”, manifestó.

Explicó que la labor del Colegio representa, además, ahorros para la Junta Dental Examinadora y otras entidades del gobierno como la Oficina del Procurador del Paciente.  A esta agencia, el Colegio le procesa un promedio de 30 querellas o quejas de pacientes contra dentistas, entre otros factores, porque la misma no cuenta con el peritaje para poder atender estos casos.

La doctora añadió, que el Colegio, a través de su Comisión de Intrusismo, monitorea y fiscaliza continuamente la práctica ilegal de la profesión dental, tras la proliferación de ofertas y farsantes que ofrecen tratamientos y servicios que ponen en riesgo la salud y seguridad de los pacientes.  Además, mediante la Comisión de Ética, vela por el cumplimiento de una óptima conducta y cuenta con un proceso disciplinario para asegurar la ética y el buen desempeño en la profesión.

Ésta detalló la aportación de la organización a las comunidades marginadas o desventajadas, brindándoles servicios de salud general y salud oral.

“En un esfuerzo titánico, decenas de dentistas llegaron a las comunidades para atender pacientes a los que el gobierno u otros sectores no pudieron llegar durante la emergencia de María y que continúan atendiendo en estos momentos. Ello se suma a las clínicas de ayuda comunitaria que atienden anualmente a miles de pacientes en diferentes puntos de toda la Isla, incluyendo 63 clínicas de servicio por año en las que dan servicio a entre 50 y 100 pacientes por clínica”, señaló la presidenta del Colegio de Cirujanos Dentistas.

Por otro lado, Díaz Toro expuso el rol que ha asumido el Colegio para abogar por una justa participación y adecuada remuneración de los dentistas, que a pesar de los altos costos operacionales, han decidido permanecer en la Isla, ante la fuga masiva de profesional de la salud oral.  “Ha sido el Colegio, quien único ha dado la batalla ante las aseguradoras que limitan el acceso de los pacientes a la prestación de servicios, y que pretenden ejercer la medicina dental y determinar qué es lo mejor para cada paciente sin tener peritaje alguno”, agregó.

“La aprobación del Proyecto de la Cámara 1798 representa un grave riesgo que debilita y menoscaba el rol fiscalizador, social y profesional de un colegio. El Colegio de Cirujanos Dentistas le ha protegido y servido al pueblo de Puerto Rico por casi 80 años. Además, le ha servido con excelencia a sus colegiados y ha relevado al gobierno de funciones para las que éste no tiene capacidad, mucho menos ante las actuales restricciones y obligaciones derivadas del plan fiscal vigente, puntualizó.