Crisis por María incluida en informe anual de Amnistía Internacional

Compartir esta noticia:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

SAN JUAN (CyberNews) – Puerto Rico fue incluido en el Informe Anual Sobre la Situación de los Derechos Humanos en el Mundo 2017/18 divulgado el jueves por Amnistía Internacional, que según se informó contempla aspectos como la crisis desatada en la isla como consecuencia del azote del huracán María, así como, derechos de la comunidad LGBTI y la brutalidad policiaca.

“Puerto Rico es parte del análisis en derechos humanos del Informe que destaca los acontecimientos más significativos durante el pasado año. En esta edición resalta el recrudecimiento de la crisis humanitaria a consecuencia del huracán María y la lenta respuesta de las autoridades para atender la emergencia”, dijo en un declaraciones escritas, el secretario general de la entidad internacional, Salil Shetty.

Indicó que el informe también señala “los retrocesos” en la protección de los derechos de la comunidad LGBTI, como por ejemplo la decisión del Departamento de Educación de eliminar el programa que incorporaba la perspectiva de género en el currículo de las escuelas públicas y las directrices que permitiría a los alumnos vestir un uniforme escolar acorde a su identidad de género.

“La limitación al derecho a la libertad de expresión y reunión fue señalada a consecuencia de las enmiendas al Código Penal que desalientan las protestas. A su vez el Informe indica que el disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales siguieron afectándose ante las medidas de austeridad implementadas por la Junta de Supervisión Fiscal”, agregó.

Entretanto, dijo que el documento incluye señalamientos ante el uso excesivo e innecesario de la fuerza por parte de la policía en las protestas. Igualmente menciona la posibilidad de la aplicación de la pena de muerte en un nuevo juicio a una persona que había sido condenado a cadena perpetua en el 2013.

En este informe que abarca 159 países, Amnistía Internacional presenta un análisis especialmente exhaustivo del estado actual de los derechos humanos en el mundo.

“El mundo está sufriendo las terribles consecuencias de la retórica del odio, que amenaza con normalizar la discriminación en gran escala de los grupos marginados, ha advertido Amnistía Internacional hoy, al presentar su valoración anual de la situación de los derechos humanos”, sostuvo Shetty.

No obstante, dijo que la organización ha visto que existe un creciente movimiento de activistas, tanto noveles como avezados, cuya labor de campaña por la justicia social permite en verdad abrigar la esperanza de invertir la tendencia a la opresión.

“La clara medida de odio que adoptó el gobierno de Estados Unidos en enero, cuando prohibió la entrada de las personas procedentes de varios países de mayoría musulmana, preparó el terreno para un año en el que quienes ejercían el liderazgo llevaron la política del odio hasta sus últimas y más peligrosas consecuencias”, añadió Shetty.

“Vimos claramente a qué extremos puede llegar una sociedad a la que se insta a odiar a las minorías, a utilizarlas como chivo expiatorio y a temerlas en la terrible campaña militar de limpieza étnica llevada a cabo contra el pueblo ronhingya en Myanmar”, agregó.

Asimismo, detalló que entre los signos de regresión mencionados en el informe figuran las medidas de represión del derecho de protesta en Francia y los intentos de reducir los derechos de las mujeres, observados desde Estados Unidos hasta Rusia y Polonia.

Advirtió que con la presentación del informe en Washington D.C., Amnistía Internacional quiere advertir de que los retrocesos del presidente Donald Trump en materia de derechos humanos están sentando un peligroso precedente para otros gobiernos.

“Pero los defensores y defensoras de los derechos humanos de todo el mundo pueden esperar el apoyo de la gente de Estados Unidos, incluso allí donde el gobierno estadounidense ha fallado. Mientras el presidente Trump toma medidas que violan los derechos humanos dentro y fuera de Estados Unidos, activistas de todo el país nos recuerdan que es en sus comunidades donde la gente ha librado y ha ganado siempre la lucha por los derechos humanos universales”, señaló por su parte, Margaret Huang, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Estados Unidos.

Mientras, el secretario general de la entidad apuntó que las políticas regresivas han impulsado a numerosas personas a sumarse a luchas que vienen librándose desde hace tiempo, y en el informe se detallan muchas victorias importantes que el activismo por los derechos humanos ha contribuido a lograr. Entre ellas figura el levantamiento de la prohibición total del aborto en Chile, el avance hacia el matrimonio igualitario en Taiwán y el logro de una victoria histórica contra los desalojos forzosos en Abuya (Nigeria).

De otra parte, indicó que el informe también incluye datos sobre la predisposición de líderes prominentes a propagar “noticias falsas” con el fin de manipular la opinión pública, unida a los ataques contra las instituciones que sirven para poner control al poder, muestra que la libertad de expresión va a ser un campo de batalla decisivo para los derechos humanos este año.

Por otro lado, mencionó que en el informe se hace hincapié en la necesidad de continuar alzando la voz contra la retórica del odio del tipo de la que se observó en los lemas xenófobos de una marcha nacionalista en Varsovia (Polonia), una concentración supremacista blanca en Charlottesville (Estados Unidos) y la represión generalizada de las comunidades LGBTI desde Chechenia hasta Egipto.

En el informe se señala también que, para millones de personas de todo el mundo, el acceso a bienes y servicios básicos, como vivienda, alimentos y atención de la salud, es cada vez más precario. Amnistía Internacional advirtió de que, mientras los gobiernos no aborden las causas subyacentes de la pobreza y la desigualdad, existirá un riesgo enorme de que se intensifique la conflictividad.

“Estamos presenciando cómo se hace historia a medida que cada vez más gente se rebela y exige justicia. Si quienes ejercen el liderazgo no se percatan de lo que está llevando a la gente a protestar, será su ruina. La gente ha dejado sobradamente claro que quiere derechos humanos; ahora corresponde a los gobiernos mostrar que están escuchando”, finalizó Shetty.