Convocan a protesta en contra de llamado “atropello a la juventud”

Compartir esta noticia:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Cayey, Puerto Rico – De cara a su asamblea el próximo, 2 de febrero de 2017, el Consejo General de Estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Cayey ha convocado a una marcha. “Nos tocó un año de muchos retos, es tiempo de dialogarlo…”, rezaban los perfiles oficiales de los medios sociales del cuerpo según un comunicado de prensa.

 

Sin embargo, algunos no están tan abiertos a la conversación, en reacción a lo que caracterizan como un “notable atropello a la juventud”. Así lo expresó el Representante Estudiantil del recinto cayeyano, Jean C. Carrión Olmeda. “Es lamentable que, mientras se ha mal administrado el país por tanto tiempo, quieran hacer que la mano trabajadora pague por las malas decisiones que han enriquecido a los ricos, pero lo más triste es ver cómo se atreven a castigar la educación; a castigar a quienes son el presente y futuro de nuestra isla, a quienes actualmente tienen que tomar conciencia y ayudar a levantar al país”, concretizó el joven Carrión en declaraciones escritas.

 

Ante la situación actual, los líderes de nuestra institución hacen un llamado a la comunidad universitaria a que esta sea “parte esencial de la solución a la crisis fiscal y de desarrollo económico que confronta el país”, de lo cual todo el que ama este país estaría dispuesto a formar parte. Pero los esfuerzos que conllevan ser parte de la solución van dirigidos a sacrificar la economía del estudiante primordialmente. La estrategia a utilizar para contrarrestar un recorte de 300 millones de dólares al fondo de la UPR es aumentar costos de matrícula, hacer ajustes administrativos y reducir los costos operacionales y de mantenimiento. En el último diálogo que tuvo nuestra presidenta vía un comunicado electrónico este pasado jueves, 26 de enero, expresó que esta era “nuestra indelegable tarea”.

 

Tras la firma y puesta en Ley de la llamada Reforma Laboral, la situación no se ve justa para el estudiantado. Aunque es una medida prospectiva, y no afectará la fuerza laboral actual, sí afectará nuestra próxima generación de profesionales, incluyendo aquellos que se graduaron el pasado diciembre. “[La UPR] tiene un récord impecable de producir grandes líderes para nuestro país en muchísimas áreas y tenerlos en un nivel donde son aptos para competir con lo que se produce mundialmente, y estoy muy honrada de pertenecer a un cuerpo con esa historia”, expresó Mariana León, quien completó en diciembre su Bachillerato en Química, actualmente empleada de AutoExpreso. “Es triste, sin embargo, que ahora aún si estudiamos y trabajamos igual o más duro de lo que trabajaron nuestros padres, nunca alcanzaremos el mismo nivel de beneficios y derechos que ellos lograron disfrutar”, reflexionó luego.

 

Y es precisamente a esa generación de sus padres que los jóvenes parecen mirar para tomar su ejemplo y en este momento luchar y hacer sus derechos valer, participando en una larga historia de lucha que siempre ha tenido la Universidad de Puerto Rico. La más reciente siendo la del 2010, por la imposición en aquel entonces de la cuota a $800 que se extendió por dos meses, pero la historia se extiende tan atrás como el 1970, cuando se luchaba por remover el Reserve Officer Training Corps (ROTC) de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. “Ahora marchamos los atropellados, gracias a nuestros padres, pero gracias también a nuestros líderes por el mal ejemplo, aprobando cosas como la Reforma Laboral. Agradecería que estos mismos líderes dejen de ser un estorbo para que entremos al mundo profesional, para arreglar lo que han hecho mal”, cerró Carrión Olmeda.