Confiada directora de Ética Gubernamental con lograr ley que prohíba a violadores éticos ser funcionarios electos

Compartir esta noticia:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

o, Eduardo Bhatia.

“Hay que tener mucho cuidado con estar aprobando leyes que le impidan al país ver quiénes son sus candidatos. Yo creo que el país tiene que escoger y que escoja. No favorezco este tipo de leyes, pero estoy abierto a escuchar la propuesta de ella”, expuso Bhatia.

Rosario quiere que se enmiende la Ley de Ética Gubernamental, para que aquellos funcionarios que se les hayan probado violaciones, no puedan aspirar nunca más a un cargo electivo.

“Lo que más nos preocupa es que personas que han violado la Ley de Ética y que la determinación es final y firme, siguen aspirando y siguen siendo elegidos como legisladores estatales, municipales y alcaldes. Así que nosotros creemos que eso tendría un efecto disuasivo de más allá de imponer una multa, que se vea impedida la persona de aspirar a un puesto electivo”, sentenció Rosario.

La funcionaria, se expresó confiada en lograr los cambios en la ley.

“Ellos (los legisladores electos) habían hecho un compromiso con esta oficina. Y yo voy a demostrar si lo van a hacer o no” señaló.

“Yo creo que nunca más deben aspirar. ¿Cuantas oportunidades se le van a dar a una persona para rehabilitarse, después de haberle fallado al Pueblo de Puerto Rico? Ninguna. Tu puedes rehabilitarte en el foro privado, el foro público no es para estar rehabilitando a la gente que le falló”, añadió.

Para Rosario, las violaciones éticas graves, como por ejemplo, utilizar las facilidades públicas para beneficio personal o el nepotismo, deberían ser causales para prohibirle a un funcionario público aspirar a un puesto político.

“Nosotros queremos también evitar que hagan acuerdos de culpabilidad por delitos menos graves del Código Penal, para de esta manera poder correr nuevamente en la papeleta”, mencionó.

Según Rosario, la mayoría de los delitos de Ética Gubernamental son de carácter grave.

Alegó que en el año 2011 intentó presentar la legislación, pero en aquella ocasión, al proyecto se le incluyeron “dardos venenosos”. Rosario participó en el adiestramiento de la Oficina del Contralor a los legisladores electos.