Alcaldes piden al gobernador que tome conciencia de crisis por falta luz

Compartir esta noticia:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

SAN JUAN (CyberNews) – El presidente de la Asociación de Alcaldes y alcalde de Cayey, Rolando Ortiz hizo un llamado el lunes al gobernador, Ricardo Rosselló Nevares a que tome conciencia sobre la seriedad que implica la falta de electricidad en los municipios y que regrese a la isla en lugar de estar en Estados Unidos en otras gestiones.

“En primer lugar, queremos que el gobernador tome conciencia de la importancia del servicio energético para la distribución del agua y para la vida y el día a día de la familia puertorriqueña. En segundo lugar, que nos haga público un plan de trabajo para nosotros saber con qué contamos, especialmente con cuántas brigadas podemos contar y en tercer lugar que nos permitan trabajar en el proceso de energización de la distribución del sistema eléctrico”, dijo Ortiz.

Las declaraciones del alcalde cayeyano se dieron en un encuentro con la prensa en el marco de una marcha hacia La Fortaleza en la que participó junto a otros alcaldes y ciudadanos en reclamo del restablecimiento del servicio eléctrico que fue devastado por el huracán María. “¡Queremos luz!”, coreaban los manifestantes mientras caminaban hacia la Mansión Ejecutiva.

Por otro lado, hizo un llamado al gobernador a que regrese a Puerto Rico en lugar de estar en los Estados Unidos en otras gestiones. “Es una situación bien crítica. Si el gobernador entendiera la magnitud de esta crisis, no estuviese en Washington. Estuviese en Puerto Rico. Cuando el gobernador entendió que venía un huracán, le pidió al pueblo de Puerto Rico que resguardar sus pertenencias y su vida e hizo una labor como tenía que hacerla. En este momento no entiende la magnitud de la crisis. Por eso está en Washington y no está en Puerto Rico”, expresó.

“Se trata de un porblema de causa mayor. El gobernador tiene que estar conciente de esta realidad. Debe regresar de Washington lo más pronto posible. Meterse en los campo, ir a las urbanizaciones, ir a las comunidades, entender los problemas y bsucar soluciones. Estamos para ayudarles”, agregó.

Indicó que su municipio tiene 22 barrios, de los que 18 no tienen nada de electricidad. Los otros cuatro barrios tienen servicio parcial. Alegó que solo tres brigadas de la AEE trabajan en días alternos con dos camiones que en ocasiones están en el taller de mecánica.

“El servicio de energía eléctrica es fundamental para que las comunidades tengan agua. Nuestras comunidades están sin agua por falta del servicio de energía eléctrica. También que tome conciencia del servicio de energía eléctrica como un servicio escencial. Nuestras familias están gastando 30 o 40 dólares cada dos días para tener sus plantas encendidas. Es duro ver como la gente fallece, como se agravan sus enfermedades, como una persona no puede enviar sus niños a las escuelas porque no pueden lavar los uniformes o porque no pueden plancharlos como merece. Hay gente que se agrava su condición de salud mental. Hay muchos problemas que tiene que ver mucho con esto, incluso la pérdida de empleos porque hay personas que dependen de energía para tener una empresa trabajando. Se aumentan los costos de los alimetnos de consumo porque activar una planta eléctrica requiere un gasto adicional para los comerciantes. Hay personas que dependen para su empleo del servicio de Internet y no lo tienen tampoco”, relató Ortiz.

De otra parte, Ortiz dijo que la primera reunión entre alcaldes y personal de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) “fue una tomadura de pelo”, mientras que esperan mejores resultado en el próximo encuentro.

No obstante, reiteró la disposición de los ayuntamientos a cooperar con la AEE. “No hay esperanza de que esto pueda cambiar. Nosotros queremos trabajar para mejorar el sistema eléctrico. Tenemos las personas capacitadas, los recursos, tenemos el conocimiento, conocemos el protocolo de seguridad. Necestiamos que nos autoricen, pero también necesitamos que tengan un plan de trabajo donde se puedan identificar las brigadas que se van a asignar por pueblo para que cada alcalde sepa cuántas brigadas tiene del estado participando en el proceso de rehabilitación y reconstrucción del sistema eléctrico, con cuántas brigadas puede participar y cuál va a ser el protocolo de seguridad de integración de todas esas brigadas”, apuntó.

“Nosotros no estamos solamente para limpiar los caminos o instalar un poste. Eso lo podemos hacer sin necesidad de un convenio. Necesitamos autorización para trabajar en la energización del sistema eleéctrico porque si un empleado nuestro sufre daños y no está autorizado, no está cubierto por el Fondo del Seguro del Estado. Si una persona sufre daños y tiene que reclamar, no está cubierta por los seguros y el gobierno municipal no puede invertir recursos humanos o recursos económicos en un proyecto de reconstucción del sistema eléctrico si no está autorizado por ley o por un convenio que así lo permita”, añadió.

Aseguró que se suspendieron las fiestas patronales y se eliminar otros gastos para poder generar economías y poder cooperar en la energización del pueblo. Ortiz insistió en un planteamiento de discrimen político entre municipios populares y penepés en la asignación de recursos para las labores de energización.

Por su parte, el alcalde de Comerío, José A. “Josian” Santiago alegó que a casi cuatro meses del paso del huracán, más del 90 por ciento de su municipio aun está sin luz. “Bendito. No hay un plan. No conozco cuál es la proyección que se tiene para los barrios de Comerío. Lo elemental, lo básico sería que nos den a conocer cuál es el plan de trabajo que se ha estructurado para energizar las comunidades de Comerío y cómo integrar al municipio y la comunidad en apoyo de esas brigadas para que se acelere el proceso”, dijo Santiago.

Agregó que más del 60 por ciento no tiene agua potable. “No puedo callarme. Tengo que hablar en nombre de un pueblo sufrido que sigue allí en un ejercicio de superviciencia diaria”, sostuvo.

Otro de los que participó de la movilización fue el ejecutivo de Caguas, William Miranda Torres, quien dijo que un 55 por ciento de su ciudad, el área rural, está a oscuras todavía. El casco urbano, que representa un 40 por ciento de los clientes de Caguas, está energizado en un 60 por ciento. “Cuando lo extrapolas a la ciudad completa, no tenemos ni un 40 por ciento de energía. Yo creo que es una injusticia con la ciudad nuestra porque pasó el ojo por allí y no hemos recibido la atención que se le debe dar a esa ciudad”, dijo.

Agregó que cerca del 40 por ciento de los comercios aun no están operando. Esa situación representaría una merma de ingresos de cerca de 14.1 millones de dólares a junio 30, según las proyecciones. Eso se sumaría a los recortes de fondos que ha enfretado el ayuntamiento.

“No hemos visto acciones contundentes del gobierno central. El gobernador ha fallado en dirigir un equipo. Se supone que es su responsabiliad, que pudiera ajustar sus planes a este momento y establecer una ruta para levantar al país en todos los sentidos, a nivel económico, a nivel de los municipios…”, expresó el alcalde cagüeño.

Detalló que cerca de 1,500 postes fueron destrozados por el huracán y que de las 367 comunidades que componen el municipio, solo en una de ellas, Villa Blanca, se necesitan 36 postes. Caguas tiene un total de 50,500 viviendas. “Estamos hablando del centro urbano. Imagínense el área rural”, señaló.

Miranda Torres reconoció la resiliencia de los cagüeños y también recurrió al planteamiento de discrimen con municipios populares.

“Oye. En esto todo se mezcla un poquito porque cuando empiezas a mirar la atención que se le da a pueblos donde la devastación no fue tan dura como en otros… vete al este. ¿Cuánta atención se le ha dado al este? La mayoría son pueblos rojos y dijeron: ‘olvídate de eso’. Ahí está Arroyo, Patillas, Maunabo, Yabucoa, Humacao, Caguas…San Lorenzo, Juncos, Naguabo y Las Piedras. Ha habido discrimen… El huracán entró por allí (por el este)”, alegó.

“Tienes ciudades de amigos que son afines con el gobierno que tienen 80 y pico y 90 por ciento (energizado). El área este tu no oyes hablar de 90 ni 90 y pico cuando nosotros acá tenemos municipios con 30 o 40 por ciento. No es justo”, dijo.